-

Ondas de choque

Las ondas de choque o de presión radiales, ofrecen una solución de tratamiento no invasivo para las patologías de tejidos blandos. El tratamiento local de la zona afectada, mejorará y restablecerá el patrón de cicatrización, al tiempo que reduce el dolor y mejora las funciones de dicha zona. Con muy pocos efectos secundarios negativos, la terapia de la onda de choque, está indicado para condiciones que son normalmente muy difíciles de tratar, y ahora es ampliamente utilizado para muchas aplicaciones terapéuticas y de bienestar. Los efectos físicos de las ondas de choque (presión radial) incluyen: la reducción del dolor, aumento del metabolismo, influyendo en los tejidos a nivel celular con efecto en la revascularización, donde el flujo de sangre renovada acelera la curación y regeneración de los tejidos, y la recuperación del tono muscular.